Jueves, Septiembre 1, 2016

Tips para una entrevista de trabajo exitosa

La primera impresión es la que cuenta. Por ello, la entrevista laboral es uno de los momentos claves en el proceso de conseguir empleo, sobre todo si te tiene en cuenta que este es el primer contacto entre el empleador y el futuro empleado.

Por ese motivo, existen una serie de recomendaciones para lograr que este momento se transforme en un éxito, asegure la consecución de un nuevo trabajo y dé una idea de nuestras verdaderas capacidades.

  • Como primer aspecto, prepárate para la entrevista. Investiga las actividades específicas que realiza la compañía y estudia cómo tus habilidades laborales pueden apoyar las metas y retos que vive la empresa hoy en día. 
  • No descuides tu aspecto físico. Procura por contar con el tiempo necesario para asistir con ropa limpia y adecuada. Cuida tu peinado y evita consumir licor, cigarrillos o comidas como ajo, cebolla u otros antes de asistir a tu cita. Revisa el estado de tus uñas, zapatos, cara y cabello, pues son elementos de foco al momento de conversar con otra persona.
  • Es fundamental llevar a la entrevista una copia de la hoja de vida y de las referencias. Esto asegura que el proceso sea más fluido y contundente, especialmente si adjuntamos además nuestras cartas de recomendación y alguna muestra de nuestro trabajo.
  • Ten en cuenta la hora y el lugar preciso donde se realizará la reunión. Trata de llegar entre 25 y 30 minutos antes para encontrar la localización exacta del lugar o hacer frente a cualquier inconveniente que se presente antes de ingresar al lugar.
  • Al llegar, muéstrate amable con todos los funcionarios de la empresa. Recuerda que muchos de ellos, como secretarias y asistentes, son contactos vitales para acoplarte al ambiente laboral del lugar una vez te integres al equipo. 
  • Mantente derecho. Saluda con firmeza al entrevistador y muéstrate optimista y proactivo. No hagas nada si no se te ha pedido y espera que la otra persona te indique los pasos a seguir en la entrevista.
  • Cada entrevistador o empresa realiza pruebas o preguntas distintas, algunas de ellas generales sobre tus actividades diarias o a dónde te proyectas. Dales la vuelta y céntralas en tus habilidades y lo que puedes ofrecer a esa empresa, rescatando cómo has solucionado problemas o encontrado soluciones en tus empleos anteriores.
  • Sé honesto con tu aspiración salarial. Normalmente el entrevistador conoce los lineamientos económicos de la compañía y podrás negociar con él tu futuro salario. Eso sí, sé consciente de que vaya a tono con tu experiencia, años de servicio, edad y nivel educativo.
  • Usa ejemplos de cómo has logrado aportar a las empresas. Menciona situaciones, problemas, desafíos y salidas que encontraste en tus otros empleos. Aprovecha este momento para comentar lo que necesitas de la empresa en cuanto apoyo profesional y así integrarás tu experiencia a lo que ellos tienen y necesitan.
  • Mantén el contacto visual y véndete. Es tu oportunidad.
  • Agradece al finalizar la entrevista. Mantente firme y revisa que el entrevistador cuente con todos tus datos de contacto. Ponte a su disposición para lo que necesite o para brindar información que luego sea necesaria.
  • Pregunta cuándo tendrás noticias del resultado del proceso de selección. Si pasado ese lapso no has tenido respuesta, contáctate con la empresa a través de una breve llamada o de un correo electrónico para mostrar tu interés.
  • Si el trabajo no es tuyo, de igual forma agradece la oportunidad y ponte a disposición para futuros procesos de selección. 
  • Si resultaste el ganador del proceso, acuerda los tiempos de entrega de la documentación requerida y plantea un fecha exacta para iniciar tus labores. En últimas, a trabajar se dijo.