Martes, Agosto 28, 2018

Optimice el potencial profesional de su empresa a través del e-learning | Experis Colombia

Con el auge de las nuevas tecnologías el mercado laboral se ha venido transformando en los últimos años. Estos cambios han obligado a las empresas a entrar en un proceso de reinvención y a incorporar prácticas como el e-learning, que contribuye a incentivar el aprendizaje y la capacitación del personal.

Invertir en la educación y el crecimiento de los trabajadores, además de desarrollar las habilidades y las competencias de la fuerza laboral para mejorar su rendimiento y productividad -sobre todo en cargos directivos-, también genera una fidelización con el empleador y un sentido de pertenencia. Asimismo, contribuye positivamente al logro de los objetivos de cada organización.

Más allá de tener una especialización o una maestría, el entorno laboral actual ha hecho que las compañías pongan su foco en especialidades y aptitudes relacionadas con procesos de gestión. Entre las principales ventajas de la capacitación online de un equipo de trabajo, la flexibilidad de horarios llama la atención de la empresa y de sus trabajadores, pues éstos pueden estudiar fijando sus propios ritmos de aprendizaje sin interferir con su horario laboral.

Otro de los beneficios que ofrece el e-learning tiene estrecha relación con el tema de los costos. En internet se puede encontrar una amplia oferta de cursos y talleres de diferentes temáticas y a precios muy competitivos, lo que permite que la organización optimice su capital en el área de capacitación. La educación empresarial online, además, se adapta a las necesidades de la compañía y de sus colaboradores, permitiéndole fortalecer sus habilidades en el área que quiera.

Con el método e-learning no sólo se eliminan los traslados y las barreras geográficas que influyen en que el talento humano avance, sino que también se optimiza el tiempo de la mejor manera posible sin que esto implique que la persona se ausente de su grupo de trabajo. En definitiva, cuando una empresa cuenta con personas formadas y actualizadas, sus niveles de competitividad empresarial serán mucho más altos frente a compañías que no invierten en educación o en tiempo para educar a su talento humano. Después de todo, el éxito laboral cada vez depende menos de lo que la gente ya sabe y más de lo nuevo que sea capaz de aprender.