Martes, Agosto 30, 2016

No lo descartes: un empleo en servicio temporal podría ser tu solución

Tener un trabajo temporal también tiene beneficios. Aunque la percepción general es que este tipo de empleos son inestables o mal pagados, muchas veces esta modalidad laboral puede ser la ideal y ofrecer muchas más ventajas que aquellas que son contratadas a un término mayor. Todo depende de los momentos que vivan las personas y las características laborales que estén buscando en el momento.

Empecemos por el principio: un empleo en servicio temporal se define como aquel que se ofrece solo por un término definido, que en ocasiones se trata de días o algunos meses. Por ese motivo, delimita a una temporada los servicios prestados y se acomoda al estilo de vida de muchas personas que, por otras ocupaciones, desean aprovechar momentos libres para impulsar su vida laboral.

La pregunta, entonces, es: ¿A quién le conviene un empleo en servicio temporal? En ManpowerGroup hemos seleccionado seis perfiles de personas a las que un trabajo de este tipo puede serle más beneficioso que uno a largo término. ¿En alguno estás tú?

Estudiante: ¿Por qué no aprovechar los meses de descanso y vacaciones ganando dinero? Los estudiantes son un prospecto interesante para los empleos en servicios de corta duración, especialmente en sectores como el comercial, donde muchos pueden actuar como vendedores en almacenes u otro tipo de servicios. Esta podría ser una buena experiencia, si eres una persona que no ha tenido una aproximación cercana al mundo laboral y empiezas un proyecto de vida.

Experto en oficios: Cuando tu experiencia o labor están vinculadas con proyectos de corta duración, este tipo de trabajos para servicios por temporadas puede favorecerte. Puedes programar tus ingresos a un tiempo determinado y trabajar según la demanda de obras y proyectos específicos, que en Colombia suele tener una frecuencia alta y siempre en crecimiento.

Candidato sin experiencia: La experiencia es un activo vital para la vida laboral. Todas las empresas solicitan a sus prospectos un determinado tiempo de experticia en sus labores. Sin embargo, al inicio se hace difícil hallar una oportunidad. Los trabajos en servicios temporales dan la oportunidad a personas para ir acumulando tiempo y experiencia en la resolución del día a día laboral que luego podrán aplicar a un empleo de larga duración.

Un viajero: Ahorrar para hacer un viaje es una preocupación recurrente. Trabajar a un término definido puede ayudar a un futuro viajero a programar sus gastos y sobre todo a tener los ingresos necesarios para emprender su aventura. Si tú y tu empleador ya saben que estarás solo por una temporada por una necesidad extemporánea de la compañía, por ejemplo, un contrato en servicio temporal puede hacer que las dos partes salgan ganando por igual.

Un desempleado: Si no tienes trabajo en este momento, pero no quieres detener tu vida laboral, un trabajo en servicio temporal puede ser una oportunidad para seguir obteniendo recursos que te permitan responder con tus gastos mientras encuentras una oportunidad a largo plazo, que incluso puede surgir a partir de este trabajo porque al conocer tu calidad humana y laboral puedes ser tenido en cuenta cuando esa oportunidad se dé. Esto, además, puede brindarte experiencia en otras áreas que puede complementar tu formación y tu capacidad de respuesta frente a diversas situaciones.

Ten en cuenta:

Un empleo en servicio temporal no debe denotar en sí mismo facilidad o falta de compromiso por parte de un empleado. Al contrario, la exigencia es la misma que otro tipo de empleos e incluso puede haber más mecanismos de monitoreo de los logros.

Los contratos en servicios temporales deben incluir todas las garantías y prestaciones de ley, y debemos cuidarnos de no caer en desviaciones de su utilización para posibles anomalías o abusos laborales. Esto está regulado en Colombia por la Ley 50 de 1990, que especifica en su artículo 77:

Los usuarios de las empresas de servicios temporales sólo podrán contratar con éstas en los siguientes casos:

  1. Cuando se trate de las labores ocasionales, accidentales o transitorias a que se refiere el artículo 6o del Código Sustantivo del Trabajo.
  2. Cuando se requiere reemplazar personal en vacaciones, en uso de licencia, en incapacidad por enfermedad o maternidad.
  3. Para atender incrementos en la producción, el transporte, las ventas de productos o mercancías, los períodos estacionales de cosechas y en la prestación de servicios, por un término de seis (6) meses prorrogable hasta por seis (6) meses más.