Lunes, Julio 16, 2018

Mitos y verdades sobre las contrataciones de un alto directivo

Negociar un contrato de alta dirección es uno de los momentos clave para aquel que va a ejercer responsabilidad de una empresa. Este contrato tiene condiciones específicas y beneficios diferentes a las de un contrato laboral ordinario, por eso aquí te contamos las principales características contractuales que debes tener en cuenta como líder directivo antes de iniciar una labor dentro de una compañía, además de los mitos que se pueden llegar a tejer durante una contratación de este tipo.

 

El personal de alta dirección es aquel que cuenta con marcadas y desarrolladas competencias para llevar a cabo su función dentro de una empresa. Este es un compromiso que implica la creación e implementación de estrategias para brindar los mejores resultados en el negocio, con instrucciones únicamente recibidas por los órganos de control de la organización.

 

Por lo tanto se debe tener presente que no se trata de una relación laboral ordinaria en la que el trabajador se deba acoger a las cláusulas impuestas por la compañía o en la que tenga muchas posibilidades para negociar, pues, de no aceptar lo ofrecido, la compañía podría buscar en el mercado laboral a otro trabajador con un perfil similar.

 

En este caso, tanto la organización como el alto directivo se necesitan mutuamente y pueden pactar en el contrato las cláusulas que favorezcan a ambas partes, siguiendo por supuesto la regulación específica y con todo lo que la ley establezca.

 

En resumen, los trabajadores de dirección o de manejo y confianza tienen un tratamiento diferente al de la mayoría de los trabajadores.

 

Por tanto, aquí te presentamos algunos mitos y verdades sobre la contratación de alta dirección:

 

VERDADES

 

En la información de tu contrato debes hallar los siguientes elementos:

  • Identificación de las partes
  • El objeto del contrato
  • La retribución convenida de los involucrados
  • Tipo de contrato y duración del contrato
  • Otras cláusulas especiales acordadas por los participantes 

 

Algunos beneficios que los altos directivos pueden disfrutar y extender a su círculo familiar, pero que son de todas formas herramientas para facilitar su trabajo:

 

  • Seguros de vida
  • Medicina prepagada
  • Membresías en clubes sociales
  • Gastos de representación
  • Vehículo y conductor.

 

 

MITOS

  • “Mi remuneración debe ser siempre superior”:

Debes tener en cuenta que no todos los salarios de los directivos pueden llegar a tener montos altos, esto depende del tamaño y actividad del negocio y de lo pactado en términos de compensación variable, basada en logros.

 

  • “Debo aceptar sólo las condiciones impuestas por la organización que me contrata”:

En este tipo de contratación debe haber un común acuerdo, pues tanto tú como el empleador deben tener una confianza mutua y la tranquilidad y autonomía necesarias para que puedas liderar la compañía.

 

  • “Si no obtengo resultados en los dos meses de prueba pueden prescindir de mi contrato”:

Los altos directivos siempre van a tener un periodo de prueba, pero nosotros en Experis siempre explicamos que en dos meses uno no puede juzgar el trabajo de un directivo basándonos en un indicador o en los resultados obtenidos por la compañía en ese tiempo, ya que más allá de contar con un porcentaje favorable de manera inmediata, el foco se debe centrar en la estrategia y, sin duda, ésta no se implementa de un día para otro.

 

  • “Mi contrato debe ser indefinido”:

Esto no aplica en todos los casos, pues existen diferentes modalidades de contratación las cuales se rigen por el tamaño la compañía o por los intereses que en ese momento tenga el empleador.

 

JV/ MPL