Viernes, Diciembre 16, 2016

¿En qué fijarse antes de firmar el contrato de trabajo?

Cuando has logrado superar las pruebas para tu nuevo trabajo, tanto las que miden tu aptitud como aquellas psicotécnicas, es momento de iniciar el proceso de ingreso a la compañía que decidió incluirte en su planta laboral. 

Uno de los elementos clave de este procedimiento, que por lo general es adelantado por la oficina de recursos humanos, es el contrato, en el que se oficializarán tanto tus obligaciones como los elementos, salario y otras condiciones a los que tendrás derecho durante tu vinculación con esa empresa. 

A continuación, te presentamos los elementos principales en los que debes fijarte al momento de firmar tu contrato:

1. Lee todo su contenido: Aunque estos documentos legales por lo general tienen un lenguaje complejo, es necesario que leas cada palabra sin saltarte líneas o párrafos. Eso te ayudará a comparar cada una de sus cláusulas con las condiciones que se negociaron antes de la contratación. Revisa la fecha, quiénes son los firmantes y, por supuesto, si están expresas tanto tus obligaciones como las de la compañía. Evita, además, firmar hojas en blanco, lo que evita que se incluyan nuevos apartes a futuro.

2. El plazo y la jornada de trabajo: Confirma que el contrato estipule con precisión la extensión de tu contrato (fijo o indefinido), si la tiene. Para ello fíjate en la fecha de inicio y cuándo terminará, para calcular que de verdad cumple con las condiciones que la empresa te ofreció. Asimismo, revisa que el documento contemple tu jornada de trabajo, los días que tendrás que trabajar y el pago de extras u horas extras si aplican para tu caso, evitando así problemas posteriores.

3. El lugar de trabajo y tus beneficios: Asimismo, confirma si el contrato dice en dónde trabajarás o si la empresa cubrirá cualquier gasto de traslado, si tu empleo prevé viajes a otras ciudades o lugares. Este tipo de condiciones, además de otros como descuentos en salud o bienestar, deben estar contenidos allí de tal manera que puedas tener una base legal para reclamar si esos elementos no te son entregados.

4. Las cláusulas mínimas: Todo contrato laboral, según los expertos, deben tener unas cláusulas mínimas. Entre ellas están el lugar y fecha del contrato; los datos de los firmantes, que incluyen la nacionalidad y fechas de nacimiento e ingreso del trabajador; determinación de la naturaleza de los servicios y del lugar o ciudad en el que hayan de prestarse; funciones específicas; monto, forma y período de pago de la remuneración acordada; duración y distribución de la jornada de trabajo; plazo del contrato y otros pactos que acuerden las partes.

5. El sueldo y las vacaciones: Estos dos elementos son obligatorios en el contrato laboral. Si no aparecen con claridad, es necesario que pidas que se especifiquen. En cuanto a tu tiempo de descanso remunerado, la ley en Colombia es clara en cuanto al que tienes derecho por cada año de trabajo. Fíjate además en la modalidad de pago, pues algunas empresas dividen tu sueldo en una parte del salario en dinero y otros elementos, como por ejemplo bonos canjeables.

Lo importante al momento de firmar este documento es que leas con atención y detenimiento y preguntes si algo no te parece claro, para evitar así situaciones molestas con tu empleador y facilitar que tu vínculo laboral se desarrolle con normalidad.